sábado, 25 de septiembre de 2010

Representaciones de legionarios del siglo III

Cuando hablamos de un legionario romano, nos viene a la mente un soldado protegido tras un escudo rectangular, equipado con una pesada armadura de placas, grebas y un casco de acero, y empuñando el pilum o blandiendo su gladius. Esta es, en gran medida, la imagen típica de los legionarios de la época Imperial, desde el gobierno de Tiberio o Claudio y hasta las guerras dacias libradas por trajano.

Durante el reinado de la dinastía de los Severos, el equipo legionario comienza a mostrar cambios importantes respecto a la imagen que he descrito con anterioridad. La lorica segmentata, cuyo diseño alcanza su máxima expresión y desarrollo técnico durante la dinastía flavia (armadura estilo Corbridge), comienza a mostrar una mayor simplicidad (armadura estilo Newstead), o a ser sustituida por armaduras más baratas y de mayor simplicidad técnica, como las armaduras de malla o de escamas, que dominarán el período tardoimperial. A la vez, el casco gálico imperial es sustutuido por un yelmo más macizo, con un cubrenucas cada vez más profundo (Itálico H "Niedermormtern") que evidencia además un cambio en la táctica, ya que los legionarios dejan de combatir agachados, ocultos tras el escudo, para combatir erguidos.

Del mismo modo, el armamento evoluciona. Las gladius hispanensis, de doble filo e ideales para atacar de punta cambian hacia las spatha para dar tajos. Los pilum se vuelven más sofisticados, y algunos legionarios dejan de utilizar los pilum para utilizar las hastae, o lanzas pesadas. Los escudos son un tema controvertido, ya que en la mayoría de los monumentos a partir de la dinastía Severa el típico escudo rectangular en forma de teja aparece sustituído por el ovalado, típico de las tropas auxiliares. Sin embargo, en el yacimiento de Dura Europos, Siria, de mediados del siglo III, se han encontrado un escudo rectangular en buen estado de conservación, lo que refleja que en la segunda mitad del siglo III aún se mantenía esa tipología.

Esta es una reconstrucción de P.Conolly sobre el escudo rectangular hallado en Dura Europos.
En la época en que se ubica (256 d.C.), se cree que este tipo de escudo había caído en desuso.

A la hora de analizar el equipo de los legionarios, he elegido 5 monumentos muy conocidos, dónde pueden verse algunas de las representaciones más claras de legionarios del período de los Severos.

En primer lugar, podemos considerar el Arco de Antonio Pío, sucesor de Adriano (138-161). Podríamos situar este monumento como sucesor en la línea temporal de las represetnaciones de la columna de Trajano, de las cuales se ha obtenido durante mucho tiempo la idea del "típico" legionario imperial.

Estos legionarios de la columna de Trajano están atravesando el Danubio por un puente de pontones.
Todos van armados con loricas segmentatas. Puede apreciarse la heráldica del escudo en forma de laurel.

En esta imagen de la columna trajana, unos legionarios cruzan el Danubio por un puente de pontones. Todos van equipados con armaduras de placas y escudos rectangulares. Puede apreciarse en diseño

En el famoso pedestal del Arco de Antonino Pío aparecen legionarios con lorica segmentata, túnica de manga corta y cascos con penacho, por lo que han sido identificados como miembros de la guardia pretoriana. Destaca su armamento, que en lugar de ser el típico pilum parece representar una lanza con un doble peso que podría ser un spiculum, más utilizado en la época tardoimperial.

En este relieve, pueden apreciarse legionarios con armadura de placas, dos signifer sin armadura y
una figura en el extremo izquierdo,
que podría representar a un oficial o un centurión.

Continuando la línea temporal, podemos considerar la columna de Marco Aurelio (176-193), imitación de la de Trajano, en la que se muestran las campañas del Emperador contra los pueblos germánicos de Marcomanos, Quados y Sármatas. En ella, legionarios y auxiliares aparecen represetnados de forma muy similar a los de la columna de Trajano: los legionarios se identifican por aparecer representados con lorica, mientras que los auxiliares llevan una armadura de malla. Sabemos que esto es un convencionalismo artístico propio de las obras de publicidad del régimen del período, ya que, por ejemplo, en el monumento de Adamclisi, en Rumanía, todos los legionarios representados van equipados con armaduras de malla y de escamas.

En esta fotografía de la columna de M.Aurelio, pueden verse arriba y abajo legionarios, y en el centro
un cuerpo de auxiliares. Todos llevan escudos ovalados. Resulta llamativo que t
odos ellos vayan armados con lanzas, aunque se ha sugerido que es por una cuestión de "economía artísitica", ya que son más fáciles de esculpir que las lanzas.

En este otro detalle, se aprecia mejor el armamento de los legionarios. También aparecen dos cornifern, varios signifer un vexillifer, todos ellos con cotas de escamas y pieles de animales.

Sin embargo, que en los monumentos oficiales los legionarios lleven lorica segmentata puede darnos a entender que era la armadura "típica" que servía para identificar en seguida al legionario romano. Por el contrario, este mismo convencionalismo artístico sustituye el escudo rectangular por el ovalado, y tanto legionarios como auxiliares llevan lanzas, lo que parece reflejar un cambio muy claro en el armamento. También cabe destacar los cascos emplumados, tanto para los auxiliares como los legionarios. Aunque, al igual que en el monuemento de Antonino Pío, el uso de penacho parece distinguirles como pretorianos, personalmente,creo que esto nos aleja de la representación típica del soldado pretoriano para convertir el yelmo empenachado como un rasgo general. Por último, en la columna de Marco Aurelio todas las tropas llevan pantalones cortos bajo las túnicas de manga corta, lo que puede mostrar un cambio en la vestimenta típica, aunque bien es cierto que, al representar esta columna las campañas en un lugar de clima frío, puede ser solo una medida para combatir el frío.

Este detalle muestra la heráldica de un escudo legionario en la columna de Marco Aurelio.
Puede apreciarse la similitud de la heráldica con otros escudos de épocas anteriores.


Continuando la línea temporal, nos encontramos el sarcófago de Portonaccio (ca. 190-200), que muestra influencias estilísticas muy similares a los de la columna de Marco Aurelio. En un combate de caballería, se entrevén varios legionarios, portando lorica segmentatas y escudos ovalados. Además, el sarcófago puede resultar interesante porque aparecen varios estandartes, un vexilla, un aquila, un draconis y lo que parece un signum en forma de casa. No se aprecia bien si los legionarios llevan pantalones, pero visten túnicas de manga corta y además lucen frondosas barbas muy típicas de la moda del período.

A continuación, podríamos situar el arco de Septimio Severo, erigido en 203 para celebrar la victoria contra los Partos. Aunque el estado de conservación no es muy bueno y los relieves aparecen muy erosionados, los relieves son muy similares a los de los legionarios de Marco Aurelio, con escudos ovalados y túnicas, aunque no pueden apreciarse si visten pantalones.

Por último, podríamos considerar el sarcófago Ludovisi, datado a mediados del siglo III. En este sarcófago las figuras parecen muy idealizadas. Aunque el combate general parece involucrar a soldados de caballería, a la derecha del sarcófago se ve la representación de un signifer, esta vez equipado con cota de malla y portando un escudo ovalado. Junto a ellos, aparece un oficial (tal vez un tribuno o un legado) alzando la mano en un gesto de mando, vestido con un casco ático beocio de gala con penacho. Cabe destacar que el cornifer, al igual que los signifer del Arco de Antonino Pío, tampoco lleva armadura.

En este detalle del sarcófago Lodovisi apreciamos a un cornifer con una piel sobre su cabeza
y un signifer con cota de malla.

4 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo. Por qué se abandonó el escudo rectangular? Qué ventajas tiene el ovalado?

    Y por si te ayuda, creo que el plural de cornifer es corniferi y el se signifer, signiferi

    ResponderEliminar
  2. Hola Sztiletto. Es de suponer que, frente a la introducción de espadas de hoja larga y yelmos que ofrecían una mejor protección para el soldado que combatía de pié, y no agachado, la formación legionaria en ese momento sería más abierta y primaría más el combate individual.
    Por todo ello, sería necesario un escudo más ligero y ya no se requeriría un escudo que prima el combate cerrado.
    Pero, como digo en el artículo, el escudo rectangular siguió en uso aún después de que el ovalado fuera el escudo "oficial".

    ResponderEliminar
  3. POR LO VISTO LOS RASGOS BAJOIMPERIALES DEL EJERCITO ROMANO APARECIERON MUCHO ANTES DEL SIGLO III.

    PERO, ME PARECE QUE LAS ESCULTURAS MILITARES DEL SIGLO III ERAN MUCHO MAS IDEALIZADAS QUE LAS DEL SIGLO II.

    ResponderEliminar